Ingredientes para 650 gramos

500 g de manzanas lavadas y troceadas, 600 ml de agua, 1 botella de vino tinto, 670 g de azúcar, un trozo de muselina.

Cómo hacer la jalea de vino

Colocamos las manzanas, el agua y el vino en una cazuela. Lo llevamos todo a ebullición, bajamos el fuego y dejamos que hierva a fuego lento durante 30 minutos o hasta que las manzanas estén muy blandas y casi desechas.

Filtramos las manzanas guisadas por un tamiz cubierto con la muselina. Una vez que se haya extraído todo el jugo, lo medimos, lo devolvemos a la cazuela limpia y agregamos 450g de azúcar por cada 600 ml de jugo. Lo llevamos al fuego, removiendo a menudo, hasta que el azúcar se haya disuelto por completo. Lo dejamos hervir durante 20 minutos o hasta que la jalea haya adquirido la consistencia adecuada.

Envasamos en frascos de vidrio esterilizados calientes. Una vez fríos los etiquetamos y los guardamos en un lugar fresco y oscuro.

Degustación

La jalea de vino es ideal para acompañar distintos tipos de quesos, en un aperitivo o como entrada de una cena. Además, la podemos hacer con diversas frutas como frambuesas, tomates, piña, fresa, pera, etc. Es una buena guarnición como salsa para el pavo, el cerdo y las carnes de caza asadas.