Vamos a elaborar un delicioso pollo al ahillo con vino blanco. Es una receta sencilla y rápida que suele gustar a todos.

* Ingredientes

– Un pollo grande troceado.

– Siete u ocho dientes de ajo.

– 500 ml. de vino blanco.

– Aceite de oliva virgen.

– Sal.

– Pimienta.

  • Elaboración

Esta receta es para cuatro o cinco personas aproximadamente. Trocea el pollo en trozos no demasiado grandes para que se puedan cocinar fácilmente. En primer lugar lávalos bien y después nsalpimenta a tu gusto. Una vez secos y escurridos, comienza a preparar los ajos que vayas a emplear, hazlo dándoles un golpe sexo para aplastarlos un poco sin pelarlos antes y sin llegar a romperlos del todo.

Coge una olla grande y vierte un poco de aceite de olvia virgen de buena calidad. Pon los ajos para que se doren bien durante algunos minutos a fuego medio para que no se quemen. Una vez listos, sácalos y apártalos, entonces mete el pollo en ese mismo aceite para ferírlo lo mejor posible a fuego medio. procura que haya abundante aceite para que los trozos de pollo no se quemen.

Una vez esté el pollo bien frito por todos lados, retira el aceite sobrante de la olla y echa de nuevo los ahos que tenías ya fritos y el vino blanco. Baja el fuego lo máximo posible para que se cocine mejor y déjalo durante 35 minutos aproximadamente. De esta manera, el alcohol se evapora y el pollo coge el sabor. Remueve de vez en cuando cuidadosamente para no romper los trozos de pollo y que no se quemen.

Para terminar, puedes emplatarlo con alguna guarnición que te guste. ¡Disfruta de esta deliciosa receta con vino blanco!